martes, 22 de mayo de 2018

EL DÍA QUE SE PERDIÓ LA CORDURA



Autor: Javier Castillo.
Título original: El día que se perdió la cordura. 
Género/temática: Thriller. 
Año de publicación: 2014.
Páginas: 449.

SINOPSIS

Centro de Boston, 24 de diciembre, un hombre camina desnudo con la cabeza decapitada de una joven. El doctor Jenkins, director del centro psiquiátrico de la ciudad, y Stella Hyden, agente de perfiles del FBI, se adentrarán en una investigación que pondrá en juego sus vidas, su concepción de la cordura y que los llevará hasta unos sucesos fortuitos ocurridos en el misterioso pueblo de Salt Lake diecisiete años atrás.

MI OPINIÓN

"Tuve claro lo que tenía que hacer. Cambiaría el mundo, movería el cielo y esperaría una eternidad para recuperar su recuerdo, su sonrisa. Sobre todo para recuperar la cordura, para redimir mi culpabilidad y para entender el sentido de todos estos años". (El día que se perdió la cordura, fragmento, p. 34).

Estamos ante una excelente historia, llena de giros y de suspenso, que nos mantendrá al filo e interesados hasta la última página.

Tres son los tiempos en los que el autor nos presenta esta magnífica historia. En un presente sombrío, aparece un hombre caminando por la calle, está desnudo, ensangrentado y en su mano sostiene la cabeza de una mujer. Es detenido y llevado a una celda preventiva. Transcurren horas de interrogatorio y no ha dicho ni una sola palabra. Es parte de su plan y sonríe. Ante su negativa a declarar, la agente del FBI Stella Hyden, especialista en perfiles psicológicos, deberá colaborar con el Dr. Jenkins, en el interrogatorio de este sujeto. El "decapitador" lo ha conseguido, así debía ser.

"Dígame agente, ¿tiene miedo?" (El día que se perdió la cordura, fragmento, p. 68).

El Dr. Jenkins no lo sabe, pero pronto recibirá y verá algo que lo hará perder la razón; aunque sea doloroso y en principio no lo entienda, viajará en recuerdos a 1996 y descubrirá de manera vivencial, una verdad que será difícil de aceptar.

En 1996 pasaron muchas cosas, pero en Salt Lake Amanda se debatirá entre la emoción del primer amor y el miedo que le provoca haber encontrado una extraña nota, unos curiosos signos en la pared, así como el inusual comportamiento de la gente del pueblo. Este perverso año, marcará a una familia para siempre y un padre desesperado, emprenderá una búsqueda que durará años y que se encontrará llena de tristeza, de soledad y de muerte. 

Definitivamente una historia que recomiendo leer, en la que, saltando de un tiempo a otro, iremos hilando los hechos que se sucedieron, uniendo las piezas de este rompecabezas que nos hará perder la cordura.

"Chico, a veces el destino quiere jugar con nosotros, a veces el destino quiere reírse de nosotros, pero a veces, el destino nos pone a prueba para que nos demos cuenta de que existe". (El día que se perdió la cordura, fragmento, p. 208). 

VALORACIÓN



ACERCA DEL AUTOR

Javier Castillo nació en Málaga en 1987. La historia que se reseña es su primer novela y la escribió durante sus desplazamientos en tren. 




  



No hay comentarios.:

Publicar un comentario